La silla Eames en la oficina

Aunque habitualmente las vemos en comedores y cocinas, la silla eames son el complemento perfecto para una oficina, independientemente de que sea en casa o en tu lugar de trabajo. No se si sabéis a que tipo de silla me refiero. Las sillas eames tienen una característica común, asiento y respaldo sin reposabrazos, unido a las patas por unas varillas que se cruzan en la base del asiento. Aunque también nos podemos encontrar diferentes versiones de la silla con las patas enteras de metal a modo de varillas, con reposabrazos, con patas con ruedas, o incluso algunas con patas estilo mecedora para balancearnos.

La peculiaridad de estas sillas es que suelen tener el asiento y el respaldo de un color, las patas normalmente son de color madera y las varillas son de otro color diferente. Y los materiales también son diferentes, el asiento de plástico, las patas de madera y las varillas de metal. Hace poco, una conocida empresa de muebles contactó conmigo para invitarme a probar estas famosas sillas.

Yo, obviamente no pude resistirme, y acepté encantada la oferta en la que me mandaban a casa varios modelos de este tipo de sillas para que eligiera el que más me gustase y escribiera una pequeña impresión de lo que me había parecido. Me enviaron 3 sillas eames, a cada cual más bonita. La primera silla era de color blanco, la segunda en color gris y la tercera y la más bonita, de color verde menta.

Mi primera opción fue situarla en el comedor, que es lo más habitual que había visto en pinterest, pero después se me ocurrió que por que no ponerla en la oficina. Al ser una silla tan cómoda, sería perfecta para pasar en ella varias horas al día. Así que me puse a buscar inspiración de oficinas en casa donde estuviesen colocadas este tipo de sillas. La verdad es que ideas hay muchísimas, no faltan ningún detalle, hay verdaderas preciosidades para copiar y, aunque yo ya tengo la oficina de mi casa montada, creo que estoy pensando en hacer una remodelación y cambiar mi antigua silla por una silla eames de color verde menta.

Lo mejor de todo es que es una silla muy versátil, que sirve para todo tipo de estancias, habitaciones, oficinas, comedores, cocinas, salas de espera, salas de conferencias... Y su variedad de colores es muy extensa, en rojo, verde, amarillo, e incluso rosa, las opciones que nos dan es amplísima.

Creo que le voy a colocar un cojín bonito en el respaldo para que haga más bonito, e incluso e visto algunas sillas en las que han colocado una pequeña manita de pelo largo, estas de tipo ovejero que tan poco me gustan, pero que colocada ahí encima de la silla, queda tan bien. Alegran cualquier estancia con su estilo fresco y moderno. Y aunque la decoración central de la estancia no sea la misma, este tipo de sillas no desentonan en ningún estilo. Son perfectas y muy versátiles.