Las oficinas de GoPro

Visitamos en esta ocasión las oficinas de GoPro, ubicada en San Mateo, California.
La sede de GoPro cuenta con 14.500 metros cuadrados de espacio de oficinas, laboratorios, talleres, salas de conferencias... Todo el centro de la experiencia GoPro.

Los encargados de crearlo fueron Principal Builders y KSH Architects, que diseñaron esta sede de la startup de 3 billones de dólares GoPro, especializada en cámaras de vídeo de alta definición para grabar y tomar fotos mientras haces deporte, especialmente deportes extremos.

Una vez que te encuentras dentro de sus instalaciones, lo que más resalta, son los murales con las imágenes más emocionantes y llenas de acción del fabricante de la cámara de alta definición.

Así, se pueden ver una gran foto tomada debajo del agua rodeado de delfines, o una enorme foto de una persona surcando en lo alto de una ola.

El proyecto también incluye una recepción de espacio abierto, con un mostrador de madera de nogal oscura y una pequeña sala de espera con un sillón negro y un sofá blanco, los dos muebles de estilo moderno forrado en piel y con una estructura cromada.

Cabe destacar, la cantidad de elementos naturales presentes, tanto la recepción como la sala de espera y otras estancias, están decorados con diferentes tipos de plantas y flores, de todos los colores y tamaños.

Los suelos de prácticamente todo el recinto son de cerámica oscuro, decorado con una gran alfombra en la sala de conferencias. Contrastan los colores oscuros con las paredes blancas en su gran mayoría.

Se puede observar que casi no hay puertas de madera, sino que las han sustituido por el cristal, tanto en puertas como para dividir espacios, como por ejemplo en la sala de conferencias, que podemos observar un cristal opaco por el que pasa la luz aunque no se vea lo que hay dentro. Perfecto para dar privacidad sin restar amplitud y luminosidad.

No podía faltar en una empresa tan grande como esta, una zona de descanso en la que hay una cocina completa con todo lo necesario para comer y beber, y diferentes salas en las que conversar y poder distenderse. Es algo imprescindible cuando se pasan tantas horas en un lugar de trabajo, que tengas varios espacios para desconectar.